Recientemente escuché a un político hablando de cómo las propuestas de su partido apoyaban a “la gente trabajadora de Gran Bretaña”. ¿Cuántas veces has escuchado algo similar de los políticos en donde te encuentras?
 
“Trabajar duro” es una frase tan común en estos días que no pensamos mucho sobre la forma en que se usa. Pregúntale a la gente si son trabajadores y la mayoría dirá que sí. Los políticos saben, por lo tanto, que al usar la frase pueden atraer a la mayoría de su público. “¿Trabajo duro? ¿El me está hablando a mi? ¡Claro que sí!”
 
Es una herramienta efectiva para los políticos porque no existe un estándar objetivo para lo que es “trabajador”, y porque la experiencia de trabajo de la mayoría de las personas es que es realmente difícil. Una vez conocí a alguien que dijo que se sentía abrumado por su bandeja de entrada de correo electrónico, y que recibía alrededor de 25 por día; un volumen por el que la mayoría de las personas mataría hoy.
 
Entonces tenemos la sensación de que estamos trabajando duro. Pero dado que no hay un estándar objetivo; mi experiencia me dice que lo que muchas personas perciben como “trabajar duro” incluye ineficiencias evitables que conducen al estrés y la falta de productividad. Al eliminar estas ineficiencias, haremos más cosas con menos estrés.
 
Si miramos lo que la experiencia de trabajar duro significa para muchas personas, comienza a surgir una verdad incómoda: gran parte del “trabajo duro” que están haciendo no los está ayudando a ellos ni a nadie más.
 
Prueba esto por ti mismo. Pregúntate si alguno de los siguientes sería una indicación de que estás trabajando duro:
 
• Estoy estresado regularmente en el trabajo
• Estoy constantemente distraído por cosas que no son en lo que estoy enfocado
• Me preocupa no enfocarme en las cosas correctas
•Tengo que pasar muchas más horas en la oficina debido a lo anterior
 
Ahora puedo ver absolutamente cómo, si esa es tu experiencia de trabajo, tienes la sensación de que estás haciendo un gran esfuerzo, de que estás trabajando duro. Pero, ¿cuánto de eso es un comportamiento útil y productivo? ¿Cuánto de tu tiempo y energía se desperdicia? ¿Es de extrañar que tengas la sensación de que el trabajo es difícil?
 
¿Qué tal esto como una visión alternativa del trabajo?:
 
• Regularmente tengo una sensación de control equilibrado y perspectiva
• Estoy centrado en lo correcto para mí, en este momento, sin distracciones innecesarias
• Soy productivo sin estrés y sin fricción
• Cuando no estoy en el trabajo, puedo desconectarme, y así puedo enfocarme en mis amigos y mi familia
 
En esta visión, la productividad y la claridad mental aumentan, el estrés disminuye y vivimos una vida más equilibrada.
Nuestro trabajo en GTD se trata de habilitar esta segunda visión del trabajo. Supongo que no será difícil determinar cuál preferirías.
by Todd Brown | 18 Jan 2018